Los Códigos QR (del inglés ´quick response barcode´, respuesta rápida), que visualmente nos resultan fácilmente distinguibles por ser peculiarmente llamativos y por sus tres pequeños cuadros ubicados en las esquinas superiores e inferior izquierda, son códigos de barras bidimensionales en los que la información está codificada dentro de un cuadrado, almacenándose dentro del mismo una gran cantidad de información alfanumérica. Hasta 7.000 dígitos, 4.000 letras, o un archivo de hasta 3 KB. Y lo mejor de todo, que cualquier usuario con un smartphone y una aplicación específica puede hacer uso de este tipo de códigos.

En un entorno social, cultural y tecnológico, en el que la navegación desde dispositivos móviles se ha ido convirtiendo en una dinámica cada vez más habitual, o incluso nos atreveríamos a decir que en ocasiones imprescindible, resulta evidente afirmar que la tendencia parece indicar que estos códigos QR acabarán convirtiéndose en algo totalmente cotidiano y habitual.

¿Cuál es el uso más habitual que puede hacer un comercio con un código QR?

Fundamentalmente cuando mediante la lectura del código con el dispositivo móvil se deriva al usuario a una web, página de contacto o perfil de redes sociales, así como a notas de audio o vídeo con la campaña publicitaria o promoción que ese negocio desea transmitir a su cliente.

¿Algún otro uso más creativo para los códigos QR en los comercios?

Evidentemente es una materia que está en permanente proceso de evolución y ciertamente hay que tener en cuenta que estos códigos forman parte de un “todo” que en consecuencia debe ser convenientemente planificado como una estrategia global de acción, pero entre muchas otras quizás podríamos destacar como alternativas un tanto más originales las siguientes:

– Como mecanismo para entregar a un cliente el manual de funcionamiento de un determinado producto, o información sobre cobertura de la garantía del mismo.

– Como método para facilitar con inmediatez información sobre las circunstancias legales vinculadas a un determinado producto (ej. política de devoluciones) o prestación de servicio.

– Como mecanismo para geoposicionar nuestra ubicación en Google Maps.

– Como mecanismo para que un cliente pueda adherirse fácilmente a una conexión wifi pública que tengamos operativa en nuestro negocio.

– Como elemento de promoción de algún producto o servicio mediante cupones difundidos en redes sociales o webs corporativas, así como de las condiciones exactas de la misma.

– Como eje central en los procesos de compra online.

Información obtenido de la página web de la Consejería de Industria, Comercio y Artesanía del Cabildo de Gran Canaria www.comingc.com

En Internet hay muchos programas gratis para crear o leer (desde el PC) QR aquí tenéis un par de direcciones como ejemplo:

http://www.janones.com.br/portal/index/qrcode

http://www.unitaglive.com/qrcode

http://www.qrplanet.com/es/generador-qr-code